El Software: ¿patentes sí, o patentes no?

Categoría: Photography & Branding

La cuestión de si el software es, o debe ser, patentable o no, lleva siendo objeto de debate en todo el mundo desarrollado, como en la Unión Europea, donde desde 2005 están restringidas las patentes de "programas de ordenador", o las invenciones implementadas en el ordenador. No se admiten las implementaciones de actividades conocidas, y sí se admiten las soluciones a problemas técnicos, a no confundir con el resultado del software. Ahora, en Nueva Zelanda (ver noticia en el mundo), se han prohibido las patentes de software salvo casos muy excepcionales como los que inducen o lanzan el desarrollo de nuevo hardware.

El origen de estos planteamientos está en que las patentes de software terminan impidiendo casi cualquier desarrollo o implementación, ya que en muchas ocasiones registran aspectos obvios o sencillamente el traslado a ordenador de procesos ya conocidos, etc, y por ello se hace difícil realizar ningún desarrollo sin violar alguna patente existente. La gran ventaja de prohibir las patentes sobre desarrollo de software está en que se fomenta el desarrollo mucho más extendido e innovador del mismo, y se da seguridad al desarrollo de software y procedimientos propios de cualquier empresa que quiera desarrollar y gobernar su propio software.

La parte perjudicada serán individuos o pequeñas empresas que no podrán proteger sus invenciones respecto de grandes corporaciones. Hay países donde no se espera que este planteamiento tenga éxito, como EEUU o Canadá donde el concepto de lo patentable y las patentes están muy arraigadas, o para la India, donde se generan miles de ellas. Es evidente que existen dos opiniones, las de quienes lo generan, y las de quienes lo utilizan para desarrollarlo, y ambas tienen su razón, pero sin duda, la actividad que parece generar más economía o riqueza es la segunda.