¿Ya gestionábamos la calidad en base a riesgos? (ISO 9001:2015)

Categoría: Photography & Branding

¿Ya gestionábamos la calidad en base a riesgos? (ISO 9001:2015)

Recuerdo hace ya unos seis meses una ponencia en que algunos de los asistentes cuestionaban que las empresas no estuvieran gestionando ya en base a riesgos, incluso una asistente preguntaba ¿cómo era posible no hacerlo?

¿En algún aspecto? ¿sólo gestinamos riesgo en algún aspecto o con cierto enfoque?, TODO supone considerar un riesgo en CALIDAD, y ¿SIEMPRE se ha hecho? porque sencillamente, cuando cualquier empresa implanta un sistema de gestión de la calidad, sea ISO 9001, IFS, ISO 22000, BRM, EFQM, etc, siempre pretende reducir su exposición al riesgo de hacerlo mal o de que el mercado no le compre.

Nunca (hasta ahora) ha sido un requisito de ISO 9001 tener establecido un procedimiento de análisis de riesgos de manera formal, pero siempre ha habido una serie de procedimientos que han estado indicados para ello, muy especialmente pero no únicamente, No Conformidad, Control de No Conformidades, Acción Correctiva, y Acción Preventiva, cualquiera que fuera su organización y estructura en el sistema. Incluso las auditorías internas, están descritas para que reduzcamos el riesgo de que “nos pillen” con una no conformidad, esto es, para asegurar que el seguimiento de la gestión de la calidad reduce los riesgos de generar “no calidad”.

Entonces, ¿qué es lo que ocurre en la versión 2015 de la ISO 9001? Pues sencillo, hasta ahora, este control de riesgos comentado estaba centrado en la documentación, en los requisitos del cliente, etc. Parece ser, lo confirmaremos en septiembre con su publicación, que el “pensamiento en base a riesgos (risk based thinking)” debe estar extendido en el sistema, y por ello, aunque no sea un requisito disponer de un sistema de valoración de riesgos formal (lo que había hasta ahora eran sólo pequeños vestigios de ello), será necesario cambiar el enfoque. ¿Cómo se cambia el enfoque a algo que no está definido en la norma? Este es sólo un problema que esperemos sea coyuntural, y que para septiembre quede clarificado, porque si no ¿cómo se audita algo que no está definido? Además de que esperamos una definición más o menos acertada, sí podemos ver desde ya las cláusulas 6.1 Acciones para abordar riesgos y oportunidades, identificando los riesgos y oportunidades y asegurando que el sistema de calidad alcanza sus objetivos, asegurar que la organización alcanza la conformidad y la satisfacción del cliente de manera consistente, prevenir y reducir efectos no deseados, y conseguir la mejora. No sólo eso, sino que la organización debe planificar acciones para abordar esos riesgos y oportunidades, y cómo integrar e implementar las acciones dentro de los procesos del sistema, así como evaluar la efectividad de esas acciones.

La decisión de implantar o no, un procedimiento formal de valoración de riesgos, debe analizarse bien porque existen sistemas implantados para cumplir y obtener un sello, y sistemas que rozan la excelencia, y por ello habrá una amplia variedad de puntos de partida para la adaptación en el universo de empresas, pero en cualquier caso es interesante acceder a formación (puede consultarnos) sobre riesgos, valoración y gestión, desde ahora mismo, así como la valoración de la introducción de cambios a partir de septiembre, para poder ir evolucionando sin grandes sobresaltos. Los sistemas de valoración de riesgos son conocidos en entornos de Buenas Prácticas, tipo GMP (Good Manufacturing Practice), LEAN Manufacturing, y otros sistemas, salvo que han sido mucho menos conocidos para muchos sectores, lo que no significa que adoptarlos sea algo a evitar, todo dependerá del caso, no olvidemos que se trata de una versión norma de alto nivel (HLS).

Atrás                 Contactar con ATECID