Avances en el fin de Condición de Residuo

Categoría: Photography & Branding

Si hacemos un poco de historia, con la decisión 1600/2002 de la CE se comenzaba a querer diferenciar lo que era un residuo de lo que no lo era. Desde aquellos años hasta la Directiva 2008/98 se vieron multitud de enfoques y extrañas caracterizaciones sobre subproductos de procesos industriales, especialmente en el caso de la siderurgia en cuanto a la chatarra, tanto a la producida en el propio proceso de Fundición, Colada continua y Laminación y reintroducida en el proceso para su refundición como en la comercializada. La Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados ya hacía referencia a la diferenciación entre subproductos y fin de condición de residuo, aunque no ha sido hasta la emisión del Reglamento 333/2011 para la chatarra férrica y el Reglamento 1179/2012 para el vidrio recuperado que las cosas se están racionalizando. En el fondo, hay también problemas de lenguaje, ya que estos conceptos nunca habían tenido problemas en el mundo anglosajón Reino Unido, Alemania,...) ya que la diferenciación y uso de los términos subproducto, deshecho y residuo no tiene equívoco, quizás también por su larga cultura industrial. Sin embargo estos términos no se han manejado asiduamente, con nitidez y claridad en España, donde en muchas ocasiones se han utilizado unos en vez de otros, sin mayor precisión. Nos alegramos del Reglamento para el vidrio, recordando que la condición de no residuo se refiere sólo para el vidrio que vaya a ser destinado a refundición, y que efectivamente así lo sea finalmente. La condición de no residuo es solamente a efectos voluntarios, el productor no está obligado a aplicar esta condición. Ciertamente nos extraña, conociendo bien el sector siderúrgico, que haya muchos productores siderúrgicos que no están haciendo uso de esta nueva catalogación, y que mantienen la condición de residuo de la chatarra en su actividad, y decimos no entenderlo porque mantener la condición de residuo obliga a ser gestor de residuos en todo el aprovisionamiento de chatarra. Esta obligación viene dada por las Autorizaciones Ambientales Integradas derivadas de IPPC, por la Ley de Residuos y Suelos Contaminados, y para aquellos que todavía tengan margen, les vendrá obligado en la renovación de las AAI en 2 años. Hay una siderúrgica con el proceso implantado de la condición de no residuo y dos más en proceso de implantación. En términos de sistema de gestión, no existe gran diferencia entre el derivado de las AAI y el nuevo, pero sí existe diferencia entre estar gestionando y manejando residuos o matria prima.